EL DÍA QUE FUI NICODEMO

el dia que fui nicodemo

“Pepe, tú coges al Cristo”.

Aún resuena el eco de las palabras del Prioste en mi memoria, aún martillea en toda mi alma, una y otra vez: “tú coges al Cristo”… “tú coges al Cristo”…

La iglesia ha quedado vacía y semioscura, hace unos minutos no se cabía y la solemnidad del Culto inundaba las naves de oración y devoción, de callado respeto, de ganas de Ti. En la intimidad de la Capilla, ahora, ese pequeño traslado al sepulcro de tu altar, donde resucitas diariamente para dar vida a tantos que van a admirar tu muerte.

No puedo dejar de mirarte. ¿Por qué estamos solos Tú y yo? ¿Qué tiene tu cuerpo marchito que tanta savia reparte? Resuenan las palabras del Prioste mientras espero el momento de ser tu Nicodemo. La sangre que aún derramas por la comisura de tus labios sin vida, tu nariz afilada, tus ojos entreabiertos. No puedo dejar de mirarte, no es la primera vez, pero nunca te sentí tan cerca.

¿Dos minutos? ¿Tres? Se ha hecho eterna la espera a tu lado, agradeciendo, pidiendo, rezando, pensando, queriendo, sollozando, temiendo, sintiendo… Va a llegar el momento de tocar la carne de Cristo, del Cristo. Cuando parece que ya es la hora, siempre cabe un Padrenuestro, y este, quizá, sea el más singular, pues fue frente a frente de verdad, a tus labios directo. Están todos los míos en mis manos, conmigo van a trasladarte, cuídamelos, protégelos. Si has permitido que hoy sea Nicodemo, haz que sirva, hazme instrumento de tu Amor, dame la palabra exacta en cada momento, habla Tú cuando yo lo haga.

¿Dos segundos? ¿Tres? Te cojo, te siento, mi mente vuela, me va reventar el corazón, dame fuerzas, que no me pueda la responsabilidad, “¡cuidado!”, ¡Dios mío! ¿Ya ha pasado? Te he cogido, te he sentido, tu peso me ha llenado de Ti. Gracias, Señor.

He sido tu Nicodemo, y como hiciste con él, me has dicho, antes de cargar con tu cuerpo inerte al sepulcro:“Te aseguro que el que no nace de nuevo no puede ver el Reino de Dios” (Jn, 3 – 3). Ya, para siempre, habrá una nueva Cuaresma en mi corazón.

Anuncios

HOY, SACA MEDIA HORA

hoy saca media hora

Hoy es Miércoles de Ceniza, amigo, hoy no es un día cualquiera.

No va a ser este maniguetero quien te descubra que nuestra Iglesia y la vivencia diaria del cristianismo están llenas de símbolos, normalmente acompañados de gestos. Uno de ellos es la ceniza y su función está descrita en un importante documento de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, concretamente en el artículo 125 del “Directorio sobre la piedad popular y la liturgia”, donde, en resumidas cuentas, se nos viene a decir que el gesto de cubrirse con la ceniza tiene el sentido de reconocer la propia fragilidad y mortalidad que necesita ser redimida por la misericordia de Dios y que la Iglesia lo ha conservado como signo de la actitud del corazón penitente que cada bautizado está llamado a asumir en el itinerario cuaresmal.

Hoy, con la imposición de la ceniza, comienza ese itinerario, ese que para el sevillano no es un camino cualquiera, el del ayuno y la abstinencia, el de la limosna y la generosidad, el camino que nos lleva a la Semana Santa, a la Pasión, Muerte y, sobre todo, a la Resurrección de Jesús. Hoy, cuando amanezca el Señor con la túnica morada de sarga, cuando amanezca la Macarena de hebrea, hoy si podremos decir que el tiempo de la espera ha llegado.

Hoy es día de sacar la túnica, de buscar el capirote, de solicitar la vara o la cruz, día de reparto, de soñar con torrijas, con quinarios y besapiés, con triduos y besamanos, de soñar con ensayos de costaleros, de tocar la baranda fría del puente mientras escuchas en la noche a una banda que ensaya y ensaya. Hoy también es día de acordarse del abuelo cuando le daba a una monja por la calle las mil pesetas que le quedaban en la cartera, cuando no entendías el motivo de no comer carne, cuando mamá y la abuela nos reunían para rezar todos los viernes y eso era señal que la Semana Santa llegaba muy pronto.

Hoy es día de soñar con cofradías, pero antes, hay que sacar media hora, por la mañana, por la tarde, ir a misa a la Parroquia, a la Hermandad, al Convento de al lado de casa, a la Capilla, y que te impongan la ceniza. Hoy busca el gesto, el símbolo, comienza a preparar tu Semana Santa como solo tú sabes, porque, amigo, tú eres sevillano.

EL MARTES DE BABEL

el martes de babel

En ese entonces se hablaba un solo idioma en toda Sevilla y los cristianos habían encontrado una celebración de la Semana Santa donde dar culto a Dios de manera pública.

Un día se dijeron unos a otros: “Vamos a crear sociedades mercantiles con actos sociales, casas de hermandad que sustituyan al templo y desfiles culturales multitudinarios y atractivos”. Fue así como hicieron numerosas sus hermandades y procesiones, pero vacías de contenido. Luego dijeron: “Constituyamos órganos de poder que permitan que nos vanagloriemos nosotros mismos, que sean tan grandes e influyentes que nos olvidemos del cielo y así nos haremos famosos y visibles”.

Pero el Señor bajó para observar la ciudad y la celebración de la Semana Santa que los hombres estaban construyendo y se dijo: “Todos quieren tener el poder y se han olvidado de lo que verdaderamente celebran. Será mejor que bajemos para confundir sus idiomas para que no se entiendan entre ellos mismos y quizá se den cuenta de hasta donde han llegado”.

Y fue así como todo comenzó por el martes, donde dejaron de entenderse con el Consejo y con la Iglesia, que tampoco se entendían con ellos. Los periodistas dejaron de entenderse con las hermandades, achacando a los abonados de las sillas -con los que tampoco se entendían- el poder de influir en el Consejo. Tampoco lograban llegar a entendimiento el Consejo con los periodistas, y ambos con los cofrades, que usaban sus móviles para intentar cambiar lo que se construía sin éxito. Las demás hermandades dejaron de entenderse con las del martes, viendo el problema como ajeno, y entre todas las que no eran del martes también dejaron de entenderse como antes entre ellas. Las autoridades también hablaban otro idioma distinto, sin lograr entenderse con ninguno de los anteriores.

Cuando quisieron darse cuenta habían dejado de construir una celebración grandiosa y admirada donde Dios era el protagonista y estaban destruyéndola de tanto peso como quisieron añadirle al hacer al hombre el centro de la misma. Por eso fue allí donde el Señor confundió el idioma de toda la gente de Sevilla y les dispersó, haciéndoles ver que por alcanzar el poder terrenal se habían olvidado de Él que es quien verdaderamente reinará por siempre desde el Cielo, y Él, que es compasivo y misericordioso, para que no volvieran al error, les dejó para siempre, en idioma universal sevillano, a Rafa Serna y su Pregón.

COFRADES CANSADOS

cofrades cansadosFoto: De Nazaret a Sevilla

 

Desde la manigueta se ve casi toda la cofradía, y aquí, asido a ella, uno reflexiona sobre las cosas que pasan en nuestras hermandades.

Y entre las muchas cosas que pasan, como siempre han pasado, últimamente pasa que los cofrades estamos cansados, y cada vez más.

Cada día que pasa me resulta más frecuente conversar con amigos que están tremendamente cansados de que no se hable de otra cosa que del Martes Santo, como otros años le tocó a la Madrugá. Es habitual ya -aunque para este caso, al ser un hecho adverso, no se emplee el término “de toa la vida”- que los meses previos a la Semana Santa, más allá incluso de la Cuaresma, casi exclusivamente oigamos noticias, comentarios y bulos sobre la Carrera Oficial y sus pormenores, amén de estrenos de marchas, claro.

Cada vez encuentro más cofrades retirados a la comodidad del culto semanal en su hermandad, de la vivencia de su fe a través de sus devociones personales y aclimatados a pasar por alto los tejemanejes de las altas esferas cofradieras, cada año más politizadas y más alejadas de Dios. Llegar a ocupar un cargo en tu hermandad, en el Consejo, debería ser un motivo para servir a tus hermanos o a nuestras hermandades y para acercarte más al Señor, y últimamente, en muchísimos casos, parece que solo sirve para acercarte más a la política, a los actos sociales y a la negociación que al Culto, a la Caridad y a la Formación.

Y lógicamente tiene que haber cofrades que dediquen su tiempo a organizar la Semana Santa, a cuadrar horarios e itinerarios, faltaría más, pero ¿se puede hacer con menos ruido? ¿Podemos poner a Dios en medio de este encargo? ¿Por qué hemos convertido en noticia cada reunión de diputados mayores? ¿Realmente son necesarios 30 comunicados todas las Cuaresmas? ¿Se intenta llegar a acuerdos o a desacuerdos cuando todo se habla por escrito y públicamente?

Cada vez somos más (este maniguetero se incluye) los cofrades cansados, muy cansados de la deriva que toman nuestras hermandades. Afortunadamente siempre tenemos al alcance de todos la Iglesia, el Sagrario, la Capilla, el Altar, donde encontrar descanso, donde buscar la paz y donde pedirle al Señor que nos llene de Amor, ese que, como decía ayer un buen amigo, es por el que nos van a juzgar al final.

ROMANCE DE SÁNCHEZ Y EL VOTO

romance de Sánchez y el voto

Yo me imagino, Pedrito,

este Domingo de Ramos,

y de verdad, no me explico,

cómo has llegado a pensarlo.

 

Yo ya no digo Sevilla,

caso del que ahora hablamos,

yo pienso en cualquier ciudad,

cualquier pueblo o cualquier barrio,

y veo a la borriquita,

paso que sale en “tos laos”,

con las figuras del pueblo

que las palmas han cambiado

por el sobre con su voto

al Pepé o a Ciudadanos.

 

Imagino al capataz,

al mayor de los hermanos,

al diputado mayor

o a ese fiscal de paso

cuando le llegue la carta

por correo certificado

que le anuncia oficialmente

que en el sorteo le ha tocado

ser presidente de mesa,

ser vocal o secretario…

imaginen, imaginen,

¡yo no quiero ni pensarlo!

 

¿Quién te asesora, Pedrito?

¿Quiénes son esos gregarios

que han llegado a concluir

que este Domingo de Ramos

es el mejor de los días

para pasarlo votando?

¿Cree quizá, señor Sánchez,

que todo el pueblo cristiano

tiende a votar a derechas

y estará con cirio en mano

con lo que no irá a votar

y el Pesoe saldrá ganando?

¿O quizá sus asesores,

sus ministros y allegados,

tras el éxito de Vox

aquí el diciembre pasado

piensan que en las cofradías

están los del Juez Serrano?

 

Permítame, señor Sánchez,

que, cofrademente hablando,

tenga el honor de decirle

que está usted equivocado.

 

Y si hablamos de Sevilla,

con la que aquí organizamos,

lo que ya sería la leche,

lo que colmaría el vaso,

es que añadamos un derbi

a este Domingo de Ramos

y encima nos suelte usted

que a ver qué hueco buscamos

para acudir a las urnas,

que ese día todos votamos.

Usted no conoce esto,

no sabe de qué está hablando,

¿no hay otra fecha, Pedrito?

¿habrá domingos al año?

 

Yo, por si acaso es verdad,

con mi compadre he “quedao”

que votamos por correo,

que nuestro voto es “sagrao”,

y si nos toca una mesa

porque lo digan los hados,

tiene mi compadre un primo

que es médico “jubilao”

y dice que en dos segundos

nos deja un parte “firmao”

¡y a vivir como otro año

este Domingo de Ramos!

Porque no nos quita nadie

ver salir al “Despojao”,

ni a la Amargura por Cuna,

ni ver al Cristo “sentao”

que sueña con una Estrella

que las Penas le ha “quitao”.

 

Que si, Pedrito, que si,

con la Iglesia hemos topado,

que a mí no me quita nadie

el mejor Domingo del año.

GRADO Y CEREZAL

logo GRADO CEREZAL pequeño sin fondo

Desde la manigueta se ve casi toda la cofradía, y aquí, asido a ella, uno reflexiona sobre las cosas que pasan en nuestras hermandades.

Y una de las cosas que va a pasar, en esta época que ahora se llama “precuaresma”, es que dos artistas del tamaño de Javier Grado y José Cerezal se van a unir para mostrar su arte en el Círculo Mercantil e Industrial en los próximos días.

Ambos son dos revolucionarios en lo suyo. Uno ha sabido innovar en el arte floral, más allá de las cofradías incluso, pero en estas sobre todo, pues no hace muchos años muy pocos podían imaginar un monte que no fuera de claveles, ni la variedad cromática que hoy existe en los exornos de nuestros pasos y altares, ni esos murales florales únicos, ni el “frito variado” que él ha acuñado y que es tan intentado como complicado de imitar. El otro nos muestra desde hace unos años una Semana Santa diferente, es el príncipe del color, ha sabido salir del barroquismo que envuelve a nuestras hermandades para mostrarnos a nuestros titulares tan distintos como reales, tan expresivos como originales y tan coloridos como sorprendentes, sin que pierdan un ápice de su unción.

CARTEL PEQ CEREZAL GRADOSon dos cachos de pan, dos “güenagente”, uno con sus genialidades y excentricidades y el otro con su Tourette y su simpatía. Se han unido dos genios, dos personas únicas, dos personajes excepcionales y dos talentos inimitables para exponer su arte, apoyados en una colección de enseres de nuestras cofradías que en muy pocas ocasiones vamos a tener la oportunidad de contemplar unidos en una misma sala: un palio al completo junto a un paso de gloria también al completo, hasta siete frontales de otros tantos palios de nuestra Semana Santa, más de 20 pinturas de Cerezal -la inmensa mayoría creadas para la ocasión- y exornos florales genuinos y exclusivos. Se han rodeado de amigos –ahí está Manolo Romero, Comisario de la exposición, y algunos otros que no andan muy lejos- que garantizan el cariño con que se está trabajando en todo lo referente a lo que se va a exponer, priostías que colaboran en estos días en el montaje, patrocinadores que aportan tanto como rodea a un evento de estas características o ese Círculo Mercantil que se ha convertido en el epicentro cofrade de los tres primeros meses de cada año.

Desde esta manigueta les invitamos a no perderse esta exposición que, según nos han dicho, va a ser capaz de mantener en un diálogo permanente el trabajo manual de un genio de la flor con las pinceladas originalísimas de un genio del color.

Martes Santo o otnaS sertaM

martes otnas

– Compadre, vaya tela la que hay “liá” con el Martes Santo, ¿no?

– Dios mío de mi “arma”, compadre, que no se aclaran.

– Pero digo yo: si el año pasado salió bien, ¿por qué no lo dejan, “joé”?

– No te enteras, compadre, que el que ha entrado de presidente ha dicho en la campaña que del revés “nanai”, que aquí “tos” moros o “tos” cristianos.

– ¿Y eso?

– Porque el hombre no ve bien que un día vaya “pacá”, el otro “pallá”, el otro otra vez “pacá”… “¡normá!”.

– ¿Y qué más le da?

– A él le da igual, compadre, pero ¿tú no ves que si les dice que si a estos ahora se reúne cualquier otro día de la semana y se ponen “tos” de acuerdo y hacen lo que les da la gana? ¿Entonces “pa” qué está él?

– Pero si el año pasado estaba “to er” mundo “mu” contento… ¡”po” déjalo!

– ¿Y por qué no han corrido otros años como el año pasado? ¡¿eh?! “Aaaaaaro”, como el año pasado era cosa suya…

– Eso también es verdad, compadre… pero ¿y la que se liaba en la Alfalfa?

– “¡Quillo!”, “po” mete en medio de San Esteban y San Benito una y ya está, ¿no? La del “Plantiná” mismo, que es cortita, la quitas del sábado y la metes ahí.

– Ojú, compadre, no des ideas, aunque si te pones a pensar… cambia la del “Plantiná” al martes por… la de la “Universidá” mismo, al sábado, que es mu larga y con muchos penitentes y a lo mejor…

– Deja, deja, no te metas… de todas formas ¿sabes lo que te digo?

– Dime, compadre.

– Que hagan lo que quieran, que yo a las 12 voy a estar en El Sardinero, si La Bofetá entra a las 2 me tomo 2 “gintoni” y si entra a las 4 “po” me tomo 4.

LA CONSEJERA ANTICAPIROTERA

la consejera anticapirotera

Desde la manigueta se ve casi toda la cofradía, y aquí, asido a ella, uno reflexiona sobre las cosas que pasan en nuestras hermandades.

El artículo que la flamante Consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación escribió hace cinco años en un diario de Huelva (su ciudad natal) sobre la Semana Santa corrió ayer como la pólvora, el mismo día que recibía la cartera de su Consejería de manos de sus antecesores.

Como siempre que se ataca a la Semana Santa desde la política, los cofrades somos los más ofendidos del mundo, y eso lo sabe de sobra quien pone en circulación estas cosas cuando le conviene. Lo sabe el que decía lo del “equinoccio de primavera”, los que dijeron que como gobernaran quitarían la Semana Santa y todo aquel político que requiere notoriedad cuando no la tiene por su excelencia como gobernante. Lo saben, guardan este tipo de artículos y opiniones esperando el día de usarlas y consiguen lo que quieren, porque saben que saltamos. Ya hace casi dos años que lo hablábamos desde esta manigueta cuando nos referíamos a NO ENTRAR AL TRAPO.

Pero yendo directamente a la opinión de esta señora, aunque sea de hace años, nos parece que, sin quitarle la razón en alguna cosa que dice, la pierde toda desde el momento que, primero, generaliza y, segundo, escribe con tanta bilis. No sabemos lógicamente qué resentimiento hacia los cofrades y católicos le hace expresarse con esa animadversión a todo lo relacionado con nuestra Semana Santa, con calificativos despectivos a nuestra costumbre de conmemorar la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor, de la que, aparentemente, no tiene mucha idea, pues si conociera solo un poco no generalizaría tan injustamente. Quizá, puede ser, que buscara con su artículo el aplauso fácil de un cierto lector, cosa que alguna vez hemos hecho todos los que, profesionalmente o por amor al arte –como es nuestro caso-, opinamos por escrito.

Y luego, tras la tempestad, viene la guasa, que tampoco nos gusta a los cofrades, y seguro que hoy comenzarán a recibir en sus teléfonos inteligentes esos “memes” con los que tanto nos reímos, los típicos “tuits” con frases jocosas o los mensajes con arte (y esperemos que con respeto hacia la persona). De momento ya comentó un amigo ayer: “la mujer al final simplemente se justifica de las vacaciones de categoría que se pega en Semana Santa”, u otro que dijo: “tenebrosa dice… esta señora seguro que no ha visto la salida del Silencio desde dentro”. Lo que está claro es que es “anticapirotera”, sus razones tendrá, aunque ahora diga que el artículo no representa lo que piensa.

la consejera anticapirotera tuit

¡A ESTA ES!

a esta es

Desde la manigueta se ve casi toda la cofradía, y aquí, asido a ella, uno reflexiona sobre las cosas que pasan en nuestras hermandades.

Se presentó el cartel. Este año antes de lo habitual –no sé que tendrá Fitur, como si a nuestra Semana Santa le hiciesen falta más turistas todavía-, pero ya lo tenemos entre nosotros. Vaya por delante que a este maniguetero le gusta, y mucho.

Acierto del Consejo, bajo nuestro punto de vista, retransmitir la presentación por descarga continua (streaming), felicitando desde esta manigueta a Directo Producciones, por muchas cosas, pero sobre todo por su constancia y trabajo. Sabiendo que esto ocurría nos dispusimos a ver la presentación. Tras las palabras iniciales llega el momento y se desliza el damasco rojo. ¡Vaya! Lo primero que se viene a la mente es la Piedad de Murillo, recuerdo de cada visita al Museo. ¡Vaya! ¿Un cuadro de Murillo para anunciar la Semana Santa? Pero… pero.. ¡ese es mi Cristo! Dios mío, ¡es el Cristo de la Caridad! ¡Ohhh! y ¿la Virgen? ¡Anda! Es la Quinta Angustia, la que viste tan requetebién mi amigo Gerardo, vaya… vaya… lo miro, lo remiro… me gusta…

Fernando Vaquero ha hecho un gran cartel. Aquí no entendemos de diagonales barrocas, ni de arte en general; de técnicas pictóricas, ni de pintura en general; no entendemos de formatos, de lienzos, de óleos, pero sí entendemos de pelitos de punta, de emociones, de lo que llega y lo que no, y este cartel nos ha llegado. Enhorabuena al pintor, llevamos desde el sábado escuchando marchas sin parar y ha llegado un año más el espíritu de la Cuaresma (adelantada) a nuestra ciudad.

Ya se habla, se comenta, hay ganas, los amigos quieren charlar de cofradías, en la Hermandad comienzan los movimientos en Priostía, se establecen calendarios de Cuaresma, se huele, se palpa… Fernando Vaquero ha tocado el llamador del corazón, ha hecho que nos pongamos en el palo de la víspera y ha cumplido con lo que se le encargó, que es, ni más ni menos, que decirnos a todos los cofrades con sus pinceles: “¡A esta es!”.

CUENTAS DE HERMANDADES

cuentas de hermandades

Desde la manigueta se ve casi toda la cofradía, y aquí, asido a ella, uno reflexiona sobre las cosas que pasan en nuestras hermandades.

Cuando a uno le mandan este mensaje por mensajería instantánea al teléfono móvil (he intentado poner “este tuit por WhatsApp”, pero como que no…) la primera reacción es de incredulidad. ¡No puede ser! Seguidamente se acude a la cuenta oficial de la hermandad en cuestión y se comprueba que es cierto, hecho que provoca la apertura de ojos y boca hasta el extremo. Por cierto, la hermandad en cuestión tiene dos cuentas oficiales, una que se usó hasta junio de 2015 y otra creada a partir de noviembre del mismo año, al comprobarlo acudimos a consultar y, efectivamente,  hubo elecciones el 19 de octubre de dicho 2015.

La perplejidad es tal que ni siquiera se ocurren calificativos. Una hermandad que regala hacerse hermano y salir de nazareno por un año… pero… pero… ¡Dios mío! ¿Nunca vamos a dejar de sorprendernos? ¿Cuántos años y tras cuántos hechos llevamos diciendo que hemos perdido el norte? ¿Cuánto tiempo más vamos a seguir diciéndolo? Como decíamos hace unas semanas ¿Nadie hace nada? ¿Todo vale?

Este hecho nos lleva también a varias reflexiones, curiosamente casi todas con la palabra “cuenta” como nexo. La primera, sobre las cuentas de Twitter de las hermandades ya está hecha. Hay otra, que son las cuentas del Diputado Mayor de Gobierno, que teme perder minutos viendo que la nómina de la cofradía baja. Están las cuentas del Mayordomo, que piensa que, si pican 20 a la “oferta”, alguno quedará.

¿Y nadie se da cuenta que si no hay devoción lo demás no cuenta? Hay ciertos episodios en las hermandades que las autoridades deberían tener más en cuenta, pues quizá sea tarde cuando queramos darnos cuenta.