COFRADES CANSADOS

cofrades cansadosFoto: De Nazaret a Sevilla

 

Desde la manigueta se ve casi toda la cofradía, y aquí, asido a ella, uno reflexiona sobre las cosas que pasan en nuestras hermandades.

Y entre las muchas cosas que pasan, como siempre han pasado, últimamente pasa que los cofrades estamos cansados, y cada vez más.

Cada día que pasa me resulta más frecuente conversar con amigos que están tremendamente cansados de que no se hable de otra cosa que del Martes Santo, como otros años le tocó a la Madrugá. Es habitual ya -aunque para este caso, al ser un hecho adverso, no se emplee el término “de toa la vida”- que los meses previos a la Semana Santa, más allá incluso de la Cuaresma, casi exclusivamente oigamos noticias, comentarios y bulos sobre la Carrera Oficial y sus pormenores, amén de estrenos de marchas, claro.

Cada vez encuentro más cofrades retirados a la comodidad del culto semanal en su hermandad, de la vivencia de su fe a través de sus devociones personales y aclimatados a pasar por alto los tejemanejes de las altas esferas cofradieras, cada año más politizadas y más alejadas de Dios. Llegar a ocupar un cargo en tu hermandad, en el Consejo, debería ser un motivo para servir a tus hermanos o a nuestras hermandades y para acercarte más al Señor, y últimamente, en muchísimos casos, parece que solo sirve para acercarte más a la política, a los actos sociales y a la negociación que al Culto, a la Caridad y a la Formación.

Y lógicamente tiene que haber cofrades que dediquen su tiempo a organizar la Semana Santa, a cuadrar horarios e itinerarios, faltaría más, pero ¿se puede hacer con menos ruido? ¿Podemos poner a Dios en medio de este encargo? ¿Por qué hemos convertido en noticia cada reunión de diputados mayores? ¿Realmente son necesarios 30 comunicados todas las Cuaresmas? ¿Se intenta llegar a acuerdos o a desacuerdos cuando todo se habla por escrito y públicamente?

Cada vez somos más (este maniguetero se incluye) los cofrades cansados, muy cansados de la deriva que toman nuestras hermandades. Afortunadamente siempre tenemos al alcance de todos la Iglesia, el Sagrario, la Capilla, el Altar, donde encontrar descanso, donde buscar la paz y donde pedirle al Señor que nos llene de Amor, ese que, como decía ayer un buen amigo, es por el que nos van a juzgar al final.

Anuncios

3 comentarios en “COFRADES CANSADOS

  1. Le comprendo perfectamente señor Muñoz. Yo me encuentro entre esos que usted describe aquí. Estoy “mu jarto” de egos y polémicas ficticias.
    Al final, si eres cofrade de verdad, te tienes que apartar si no quieres terminar apostando o algo peor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s