¡QUÉ ENVIDIA!

que_envidia

El pasado día 6 de julio, poco después de las once de la noche en Pamplona, un musulmán deja una mochila en el suelo, grita “Allahu Akbar” (“Alá es el más grande”, grito de los yihadistas antes de inmolarse), y provoca una estampida durante los fuegos artificiales diarios que se celebran a las 23:00 h. en Sanfermines. A los pocos minutos es detenido, se comprueba que no había nada en la mochila y mediante un juicio rápido ayer, día 11 de julio (antes de cumplirse 5 días de su detención) ha sido condenado a dos meses de prisión y 16 meses de expulsión de Pamplona por desorden público. Como ha aceptado la condena, finalmente se ha sustituido la prisión por una multa de cerca de 1.000€ (8€/día durante 4 meses). ¡Qué envidia!

En el segundo encierro un mozo citó de frente a un toro justo antes de la Cuesta de Santo Domingo, con el inri de que sobrepasó la raya roja pintada en el suelo que limita la zona donde pueden estar los corredores. Esto provocó que el toro se diera la vuelta y a los 10 minutos de acabar el encierro el corredor había sido multado por la Policía Local, in situ, con más de 1.000€. ¡Qué envidia!

Agarrarse al toro corriendo al lado de él, tocarlo o citarlo, apartar a otros corredores, estar en zonas prohibidas y cualquier otra acción tipificada en las ordenanzas municipales como infracción durante las fiestas puede ser multada con una cuantía de hasta 6.000€. La Policía Local se dedica a revisar con cámaras lo ocurrido todos los días y posteriormente a identificar a los infractores y a multarlos. ¡Qué envidia!

Revisando las imágenes la Policía Local comprobó como un mozo, en el primer encierro, agarraba a otro hasta provocar que cayese al suelo. En el cuarto encierro ha sido identificado y se enfrenta a una multa de 1.000€. ¡Qué envidia!

Pamplona defiende su fiesta y sus tradiciones de manera ejemplar. No he tenido la oportunidad de ir nunca, pero leo, escucho y veo. Sé que las comparaciones no son agradables, y aunque el sentido de una fiesta no tenga nada que ver con el de la otra (aunque allí sea un santo el protagonista), quizá haya similitudes como la cantidad de foráneos que visitan esta ciudad en una semana, equiparable a la que visita Sevilla en Semana Santa, quizá el número de antitaurinos y animalistas en España sea similar al de anticlericales, quizá las aglomeraciones en determinadas zonas y a determinadas horas sean similares en una y otra ciudad o quizá el número de policías en los encierros sea casi igual al de la carrera oficial sevillana. Si en Pamplona es posible aplicar las ordenanzas con efectividad, ¿por qué no en Sevilla? ¡Qué envidia!

Y mientras nosotros, después de cuatro meses sin saber aún qué pasó y sufriendo año tras año sillitas y demás desórdenes, nos dedicamos a hacer montajitos con el paso del Cristo de las Tres Caídas por Estafeta… ¡Qué gracia!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s