TODOS SOMOS DE LA O

image1Foto: Artesacro

Desde la manigueta se ve casi toda la cofradía, y aquí, asido a ella, uno reflexiona sobre las cosas que pasan en nuestras hermandades.

Este sábado la Virgen de la O sale a recorrer Triana, a ver a la Abuela, a conmemorar que hace 450 años que nació su hermandad y que, más tarde, su Estación de Penitencia era a Santa Ana.

Soy de los que piensan, como me dijo una vez un amigo, que todos somos de la O. Cada uno tiene su hermandad, sus hermandades, pero la O es de todos y todos tenemos parte de nuestro corazoncito cofrade en Castilla 30. Tuve el honor la pasada Cuaresma de pronunciar, en el marco incomparable del Castillo de San Jorge, el Pregón de Semana Santa de la Peña Trianera y allí hablé de la O. Esto es lo que decía:

“Hay cofrades que piensan que las coronaciones están devaluadas. Que se lo pregunten a las muchas beneficiarias del proyecto “Esperanza y Vida” de la hermandad de la O. Es una verdadera tragedia cuando una mujer en situación de exclusión o de vulnerabilidad psicológica o social queda embarazada, más aún, como los llamaba Santa Teresa, en estos “tiempos recios”. ¿A cuántos niños ha salvado (sí, salvado) ya la hermandad desde 2007? Toda Triana sabe a estas alturas que los carritos, las tronas y las bañeras en desuso se entregan en la casa hermandad de la O. Los servicios sociales acuden a la hermandad ante estos casos y la ayuda no es solo material, si no psicológica, legal y económica. ¿Coronaciones devaluadas? Verdaderamente no lo creo.

En ese cajón de sastre que tenemos en el fondo de la memoria, al que llamamos “recuerdos”, existe una imagen de María Santísima de la O que se hace “foto de perfil” cada vez que sale a relucir su Coronación Canónica: La Virgen sin corona en su palio, por la calle Castilla, camino del Altozano. Porque la O nos espera diariamente en el altar mayor de su Parroquia, pero resplandece cuando la vemos en su paso de palio, la O en su palio es una rosa que huele a Triana, la O en su palio es rotunda, perfecta, bella, decidida… No podríamos imaginar la unción sagrada de Nuestro Padre Jesús Nazareno sin el aderezo justo de la azulejería de su altar ni a la Virgen de la O sin su paso de palio. Hoy hablamos de Semana Santa y la medida perfecta de la Virgen de la O en su palio es, para el que os habla, un resumen exacto de lo que es la Semana Santa en Triana.

“Todos somos de la O”, me decía un amigo. “Todos somos de la O”, me repetía a mi mismo convencido.

Con una Cruz de carey

como pesado madero

va caminando Jesús,

al que llaman Nazareno.

La joroba de su espalda,

corvada ya por el peso,

es Biblia donde aprender

y va sirviendo de ejemplo

a grandísimos cofrades

que nacieron en el seno

de su hermandad centenaria

y al abrigo de su templo.

 

¡Qué cansado vas, Señor,

con ese pesado leño!

pero con cuánta dulzura

nos muestras tu sufrimiento…

 

Y luego viene la O,

la Virgen de los desvelos,

que te roba el corazón

cuando te viene al encuentro…

 

La medida de su paso

es blasón de lo perfecto,

sus flores, sus bambalinas,

su rostrillo, su pollero,

la perfección de su andar,

sus manos de caramelo,

la luz de ese Viernes Santo

que la envuelve de misterio…

 

Todos somos de la O

porque Tú encarnaste al Verbo,

todos somos de la O

por quien llevaste tan dentro,

todos somos de la O

trianeros y no trianeros.

Todos somos de la O:

que nadie discuta eso”.

Anuncios

UNA BANDA PARA LA CRUZ

banda-cruz

Desde la manigueta se ve casi toda la cofradía, y aquí, asido a ella, uno reflexiona sobre las cosas que pasan en nuestras hermandades.

En este maravilloso tiempo de Glorias que Sevilla nos regala, en su exquisita diversidad cofrade, hay días y circunstancias para ver absolutamente de todo y reflexionar sobre muchas cosas, las que gustan y las que no, las que parecen más adecuadas y las que no lo son tanto. Uno de los momentos que siempre hacen que mi interior se debata entre acierto o desacierto es cuando escucho a una banda abriendo paso delante de la Cruz Parroquial, o de guía, de un cortejo de Gloria.

La moda ochentera de las bandas de Cruz de guía de las hermandades de capa de la Semana Santa llegó también en los 90 a las Glorias y, de momento, para quedarse. Casi todas las procesiones letíficas de nuestra ciudad cuentan con una banda de cornetas y tambores o agrupación delante de la Cruz, pero ¿en realidad tiene sentido? La mayoría de los cortejos de estas procesiones no alcanzan a treinta o cuarenta personas, hecho que no permite que haya mucha distancia entre la Cruz y el paso, lo que obliga a llevar al acompañamiento musical a bastantes metros por delante de dicha Cruz, con el lógico propósito de no interferir acústicamente con la banda que acompaña a la Virgen o titular. También ocurre que, dadas las características de las bandas actuales, normalmente estas duplican en número el cortejo que les sucede. De esta manera solemos ver una numerosa banda, muchos metros vacíos o de “corte” y un pequeño cortejo delante del paso que porta la Imagen titular, con lo que puede resultar a veces hasta un poco ridículo, por más que nos hayamos acostumbrado a ello. Peor resulta aún cuando los tambores de delante interfieren en la música que suena tras el paso.

Por otro lado reconozco que es una buena oportunidad, para bandas de fuera de la capital, juveniles o que empiezan, de coger experiencia y “tener minutos”, por supuesto siempre a cambio, como mucho, de un bocata con lata y, a veces, ni eso, porque ya las hermandades se piensan lo del bocadillo, que a 2 euros cada uno y dado el número de componentes es un dinero, mire usted. En este punto también hay ya diferentes “categorías”, pues hay hermandades de Gloria que presumen de bandas de primer nivel en la Cruz, que a su vez son las que suelen encontrarse con la dicotomía de contar con más público delante de la procesión que junto a la Virgen.

No seré yo, pues no soy nadie para ello, quien le diga a las hermandades que la llevan la conveniencia o no de una banda para la Cruz en las procesiones de Gloria, pero sí tengo la libertad de opinar y, creo, que hoy día es algo absolutamente prescindible. Incluso ganaría en protagonismo quien debe tenerlo.

PROFESIONALIZANDO LA SEMANA SANTA

juntasocios

Desde la manigueta se ve casi toda la cofradía, y aquí, asido a ella, uno reflexiona sobre las cosas que pasan en nuestras hermandades.

La sobredimensión que ha tomado la celebración de la Semana Santa en nuestra ciudad y, por ende, nuestras hermandades -en la que creo que todos estamos de acuerdo- nos está llevando, en muchos aspectos, a perder poco a poco la verdadera esencia de las mismas.

La vida de hermandad se ha llevado a cabo, desde siempre, por la entrega desinteresada de hermanos dispuestos que, dependiendo de la disponibilidad, de la voluntad y de los conocimientos de cada uno, eran asignados a un cargo y un quehacer acorde a estas circunstancias, todo esto aderezado por los golpes de talonario del hermano mayor cuando hacía falta. La sociedad avanza y, lógicamente, las hermandades también, pero quizá en más ocasiones de las deseadas alejándonos de la Iglesia que somos y acercándonos demasiado a la empresa en la que quieren convertir el mundo.

Tenemos hermandades con contables y administrativos en nómina; periodistas llevando la comunicación (boletines, redes sociales, comunicados, etc.) de la hermandad; comisiones artísticas formadas por pintores, imagineros e historiadores del arte; no se concibe una buena mayordomía sin que la compongan economistas, ni un buen fiscal que no sea abogado –por cierto, un cargo medio inútil digno de estudio hoy día-; el Consejo se está rodeando de asesores que le aclaren las ideas… ¿y los cofrades, para qué han quedado?

Las hermandades buscan soluciones, intentando profesionalizarse, a la demanda de una sociedad y unos hermanos cada día más exigentes. Quizá esta exigencia pueda venir dada de unas campañas electorales más políticas que otra cosa, o quizá por que hayamos “desprofesionalizado” justo lo que nunca tuvo que desprofesionalizarse, que fueron las cuadrillas y las bandas (menos mal que pasó la moda de los talleres de bordado), convirtiendo estos colectivos en grupos de hermanos que presionan a quien les promete. También se nos exige cada vez más desde unas administraciones laicistas (que no aconfesionales como debieran ser) que piden papeles y hacen inspecciones al mismo nivel que a las empresas. Muchas pueden ser las causas, justificadas o no, pero… ¿y los cofrades, para qué han quedado?

Pues en muchos casos –cada vez más- los cofrades han quedado para vivir la hermandad desde la barrera, dando paso a políticos de las cofradías y a escaladores sociales con ansias de vara. Los cofrades visten su túnica y no se meten en nada, van al culto semanal de la hermandad pero que no le hablen de entrar en la junta, ayudan en Caridad y a la hora del montaje de cultos y pasos y poco más. Díganme cuantas veces han oído últimamente esa frase de: “yo me dedico a disfrutar de las cofradías que me gustan en la calle, los cargos para otro”. Como siga esta tendencia acabaremos pagando a cofrades que asesoren a los profesionales que gobiernen las hermandades.

“TRENDING TOPIC”

trending

Desde la manigueta se ve casi toda la cofradía, y aquí, asido a ella, uno reflexiona sobre las cosas que pasan en nuestras hermandades.

¿Y de qué irá a hablar hoy este hombre con ese título? ¿De hermandades? Pues sí, de hermandades, porque rara es la hermandad que hoy día no tiene una cuenta de Twitter, esta red social dueña de la inmediatez de las noticias y, sobre todo, de lo que no es noticia. De la misma manera cada medio periodístico tiene su cuenta, cada banda, los grupos jóvenes (en alguna hermandad tiene cuenta hasta la priostía), cada programa o cada web de información cofrade (profesionales o aficionados), cada joven que quiere cuota de mercado poniendo lo mismo que los profesionales al minuto siguiente… Twitter, en idioma cofrade, es la barra del bar de hace 40 años elevada exponencialmente de manera brutal.

El anglicismo que da título a esta entrada de blog no es de fácil traducción, pero sería algo así como “tema de tendencia”, “tema de moda” o simplemente “tendencia”. Cuando algo es “trending topic” es que tiene bastante movimiento en poco tiempo, o sea, que hay muchos usuarios hablando de eso en Twitter, pero muchos. Hay semanalmente algunos “trending topic´s” cofrades en Sevilla, pero tendríamos que preguntarle a los amigos de Blogosur, verdaderos expertos en estos temas, en cuántas ocasiones un tema cofrade sevillano ha sido “trending topic” nacional, casi seguro que en el último año no llegaríamos a cinco o seis. Aún así, si alguno llegara a ser tendencia ‘twittera’ habría que ver por cuánto tiempo y en qué puesto del “ranking”, por que también hay escalas, oiga.

Antonio Santiago fue “trending topic” nacional durante más de 5 horas el pasado lunes, por encima de Griezman, de Rosberg o Kovacic y muy cerca de #objetivo PSOE, #ColombiaDecide o Diego Alves (que paró dos penaltis). Me parece asombroso, increíble y, sobre todo, reafirma muchos de los temas que cada miércoles tratamos desde esta manigueta. No hay tendencias en Caridad, ni en cultos (ni siquiera extraordinarios), la información cofrade es cada vez más sensacionalista, las hermandades, en general, emplean las redes sociales solo para copiar el evangelio diariamente, poner algunos tuits originales o simplemente proclamar noticias que nunca lo han sido (dónde van a ir de representación, el nacimiento del hijo del prioste quinto o felicitar públicamente a otra hermandad por cualquier hecho menor).

La destitución del capataz de una hermandad con poco más de 2.000 hermanos es tema de moda en Twitter en España durante más de 5 horas. ¿Hacia donde vamos? Señoría, no hay más preguntas.