EL CORTEJO DEL CORPUS

corpuschristi2015carrancanos-1Foto: Gelán Noticias

 

Desde la manigueta se ve casi toda la cofradía, y aquí, asido a ella, uno reflexiona sobre las cosas que pasan en nuestras hermandades.

Llega mañana un nuevo Corpus a Sevilla. Celebramos la festividad del Corpus Christi procesionando con S.D.M. por las calles del centro de la ciudad en un recorrido prácticamente invariable desde hace 500 años. La maravillosa y mil veces elogiada Custodia de Arfe portará al Señor, que recibirá el respeto de los sevillanos un año más. Ya hablábamos desde esta manigueta en otra ocasión de la falta de fe actual y de la genuflexión ante Jesús Sacramentado y Verdadero, ejes principales para mí de los problemas que muchos cofrades achacan al Corpus, pero hoy me gustaría detenerme en los componentes del cortejo.

Se habla, y mucho en estas fechas, que si el cortejo es demasiado extenso, que si hay más gente en el cortejo que como público, que si lo temprano de la hora, que a donde vamos a llegar… Los defensores de que el cortejo sea extenso dicen que bendita la extensión del mismo ya que esto significa que hay cantidad de sevillanos deseosos de acompañar al Señor para su mayor Gloria y Alabanza. Los defensores de un cortejo más comedido hablan de imponer un número máximo de representantes por hermandad para no hacer un cortejo ingobernable. Algunos periodistas hablan de la “feria de las vanidades” en que se convierte dicho cortejo, pues los innumerables “cabezazos” de saludo así lo hacen (cosa con la que no estoy de acuerdo, pues si dicen que hay más gente en el cortejo que entre el público ¿a quién saludan?).

Mi conclusión es, simplemente, que está de moda. No hay más. Los sevillanos somos así: alguien dijo que eso era bueno y todos le seguimos. He corroborado mi reflexión cuando he visto estos días atrás, asombrado, en las redes sociales, hermandades animando y haciendo llamamiento a sus hermanos para que acudan al Patio de los Naranjos y acompañen a S.D.M. con la hermandad, como pretendiendo aumentar la representación de la misma para después presumir de ello. Habría que hacer un cuestionario básico para comprobar la formación de cada integrante del cortejo… miedo me da de los posibles resultados.

Bien es cierto que la mayoría de las hermandades se afanan en que el tema formativo no se quede atrás, en formar a sus hermanos de la mejor manera, pero sería bueno hacer un examen de la situación y preguntarse por qué a una charla de formación no van más de 10 hermanos y en el cortejo de la hermandad en el Corpus se triplica este número. ¿Sería lógico recibir una formación previa para poder participar en el Corpus y hacerla obligatoria? No veo yo muy lejos esta medida u otra parecida por parte de la autoridad eclesiástica.

En fin, vivamos mañana un magnífico día del Corpus Christi y acompañemos a Jesús Sacramentado, que es el objetivo fundamental, bien sea en el cortejo o bien como público. Otro día hablaremos de la cantidad de público del Señor de la Cena y la Hiniesta Gloriosa a la vuelta…

Anuncios

FALTA PERSONAL

locales procesion

Desde la manigueta se ve casi toda la cofradía, y aquí, asido a ella, uno reflexiona sobre las cosas que pasan en nuestras hermandades.

De las últimas cosas que están pasando es que estamos comprobando como ha llegado un momento en que el Ayuntamiento de Sevilla no tiene policías ni dinero para abastecer a tanto acto y culto cofrade como hoy día estamos organizando. Así de fácil y así de controvertido.

En semanas pasadas se le comunicaba a una hermandad desde el Cecop, casi sin tiempo de reacción, que se le suspendía un Rosario vespertino por falta de policías. En otros casos más recientes se le ha recomendado a otras hermandades realizar su anual Procesión de Impedidos por la acera, por el mismo motivo… y entiendo que aquí no se va a quedar la cosa. Hay controversia en este aspecto dentro del mundo cofrade, pero, en mi modesta opinión, y haciendo una reflexión sincera, entiendo en gran parte la postura de las autoridades, y me explico. La diferencia entre una Procesión de Impedidos con S.D.M. bajo palio, una Cruz de Mayo del grupo infantil de la hermandad, una Procesión de Gloria, un Rosario, un Via Crucis, una procesión “ilegal” o una Estación de Penitencia, perdónenme, creo que las autoridades no tienen la obligación de conocerla, y aunque la conozcan, le otorgan la misma prioridad a cualquiera de ellas: la de una manifestación pública de fe que ve interrumpida la normal circulación de vehículos y viandantes en las horas y recorrido que realice; algunas de ellas con una respuesta de la ciudadanía no ya escasa, si no nula (con más personas en el cortejo que entre el público).

Por otra parte está la creciente y ferviente actividad -ya comentada en muchas ocasiones desde esta manigueta- de las vidas de hermandad, con todo tipo de actos y nuevos cultos añadidos en reformas de reglas, antes minoritarios (en número de hermandades que los hacían) y hoy día “imprescindibles” en cualquier hermandad que se precie, faltaría más.

Con estos dos ingredientes no tenemos más remedio que llegar a las conclusiones que en muchos de los temas de actualidad de nuestras cofradías normalmente llegamos: primero que el mal está dentro, no lo busquemos fuera; segundo que esto nos lo estamos cargando entre todos, nosotros los primeros y tercero que los excesos se pagan y ninguno fue bueno jamás.

Falta personal, pero porque hay demasiado donde acudir, por nuestro exceso.

CHAPARRONES DE MAYO

IMG_7646

Desde la manigueta se ve casi toda la cofradía, y aquí, asido a ella, uno reflexiona sobre las cosas que pasan en nuestras hermandades.

“Cuando marzo mayea mayo marzea” dice el refrán y hay muy pocos refranes del refranero español que estén equivocados. Aunque no todos de los días de nuestra Semana Santa precisamente hayan mayeado, este mayo que marzea nos está dejando más agua que el resto de los meses del año y, como siempre ocurre, lo que a unos beneficia a otros perjudica. Los pantanos están llenándose, habrá cosechas que estén recibiendo este agua con alegría, pero a los que peregrinan hacia las plantas de Esa Blanca Paloma este año se les está poniendo difícil el camino.

Son muchos los amigos que en mayo dejan anualmente trabajo, hogar, hijos y hasta pareja para peregrinar durante unos días e ir andando por los caminos hasta llegar a la aldea almonteña a ver a la Virgen. Unos viven la romería, otros la salida de la Virgen, otros ni siquiera eso, solo el camino, hay de todo. No todos estos amigos rocieros, que gracias a Dios tengo, hacen un camino de verdadera fe y devoción a la Virgen, aunque siempre esté presente el fin del mismo antes expuesto, pero es verdad que existe el camino de la juerga y la jarana, que a muchos de ellos atrae y que, aunque lleve al mismo fin, no lo hace de la misma manera. El camino no es una Estación de Penitencia, ni mucho menos, pero tampoco entregarse plenamente a la jarana.

Quien no ha hecho nunca el camino no debería opinar del mismo, pues la imagen que nos ofrecen del él, sobre todo ese mundo ficticio de color de rosa, es siempre sesgada, y, si bien es cierto que eso existe, como antes decía, no es ni mucho menos en un número de peregrinos significativo. La inmensa mayoría de los peregrinos que hacen el camino van guiados por una enorme devoción a la Virgen del Rocío, devoción universal que traspasa fronteras, y por una fe hacia la Madre de Dios que es difícil de explicar. Es muy duro físicamente hacer el camino en condiciones normales, tampoco es barato hacerlo, pero la fe lo mueve todo.

Si normalmente es duro este año se presenta excepcionalmente inquietante e imprevisible, por el estado en el que están los caminos y la aldea y por lo imprevisible de esos chaparrones de mayo que han hecho a las hermandades comunicar que diariamente irán decidiendo que es lo más idóneo para llegar en las mejores condiciones hasta Esa Blanca Paloma.

Mucha suerte y mucha fuerza, que la fe ya la tienen, a mis amigos rocieros. ¡Buen camino!

JASP COFRADES

jasp

 

Desde la manigueta se ve casi toda la cofradía, y aquí, asido a ella, uno reflexiona sobre las cosas que pasan en nuestras hermandades.

No sé si recuerdan aquel anuncio de un modelo de coche que puso de moda hace ya veintiún años las siglas JASP: Joven Aunque Sobradamente Preparado. Hace pocos días, en una conversación entre cofrades, hablando de la juventud, me venía este anuncio a la cabeza, en el que un joven que tenía dos carreras, dos idiomas y tocaba el saxo por las noches en un club para divertirse, presentaba un proyecto en el que llevaba trabajando 6 años a su jefe (presidente de una televisión). Este lo rechazaba con una cita: “Hay cosas que para saberlas bien no es suficiente con haberlas aprendido”, que decía era de Kant y el joven tenía el valor de corregirlo replicando que era de Séneca.

Hoy día hay en nuestras hermandades muchos JASP, muchos jóvenes que están sobradamente preparados, hijos de los JASP de los 90, que en sus familias se preocuparon por transmitir valores y enseñanzas, que ellos se han preocupado en no dejar de formarse, y que, simplemente, son cofrades, con todas las letras. En otras épocas los jóvenes cofrades sabían los autores de las imágenes, los nombres de las 20 marchas que se tocaban tras los palios y poco más, el que sabía años de autoría, bordadores y tallistas que habían ejecutado las obras (más allá de los de su hermandad) y las marchas de Cristo era digno de la rosa de plata, un obseso (hoy jartible o friki). Eso sí, todos iban a misa los domingos sin faltar, se sabían el Pange Lingua y no dejaban de asistir a los cultos de la hermandad.

Lastimosamente en estos tiempos, además de muchos sobradamente preparados, también hay muchos que “van de sobrados” y, claro, esto es lo que nos duele, que estos últimos destacan más en la mayoría de los casos que los que siguen preparándose y formándose. Nos queda como consuelo que el tiempo hace justicia y la Iglesia sabe cuidar a quien la cuida. Nos queda que entre muchísimos jóvenes hay una profunda preocupación por ser antes que por estar y nos queda rogar que el futuro de nuestras hermandades esté en ellos y no en los que están aprendiendo a valorar solo el envoltorio.

Como dijo Séneca: “Hay cosas que para saberlas no basta con haberlas aprendido”.